El director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Juan González, aseguró que EEUU estará del lado de la mesa de la unidad liderada por Juan Guaidó
Asesor de Joe Biden afirma que EEUU estará del lado de Guaidó en México
15 julio, 2021
Silencio en la Cota 905: “Del cerro pa’ dentro, suspendidas las garantías”
19 julio, 2021

Olimpíadas del futuro: las sorprendentes innovaciones tecnológicas de Tokio 2020

El próximo viernes 23 de julio el mundo entero se paralizará para contemplar la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos Tokio 2020

Vehículos que se conducen solos, robots que ayudan a levantar peso, grabación con resolución de 8K y visualización de eventos deportivos con realidad virtual son algunas de las innovaciones que preparan los Juegos Olímpicos Tokio 2020

El próximo viernes 23 de julio el mundo entero se paralizará para contemplar la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, un año después de que la pandemia impusiera la postergación del evento deportivo más esperado del lustro.

Los grandes planes de Japón para demostrar su potencial como país siendo sede de la cita olímpica se postergaron, pero solo para volver con incluso más fuerza un año después.

El país organizador, lejos de perder su tiempo en el último año, se preparó para afinar sus planes para maravillar al mundo con sus juegos olímpicos.

La ambición del país nipón no ha hecho más que alimentarse desde que Tokio recibiera la licitación para organizar los juegos olímpicos.

Tras ocho años de preparación y una inversión de al menos 15.400 millones de dólares -que duplica el presupuesto inicial-, los japoneses han afinado sus principales activos: una cultura histórica e interesante, su ingenio y su desarrollo tecnológico. Con estos pilares en mente, tienen la misión de darle al mundo una probada de una realidad futurista.

Tecnología, innovación e impacto

Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 tienen un condimento especial. Las expectativas han crecido debido al impacto que recibió la humanidad en 2020 con una pandemia que detuvo todos los eventos deportivos, incluyendo la cita olímpica.

Pero más allá de los ademanes que dejó un traumático año, las altas expectativas tienen otro origen. Hay que retroceder cinco años, al 21 de agosto de 2016, concretamente en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil.

En tierras cariocas, unos 15 millones de televidentes en todo el globo tuvieron un primer vistazo de lo que será, probablemente, una revolución en la manera de consumir eventos deportivos.

El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio presentó un espectáculo de escasos 10 minutos. Más allá de las coreografías, el juego de luces y los vestuarios, lo que realmente destacó fue un pequeño video de 1 minuto que pretendía demostrar lo que Japón tiene para ofrecer.

El montaje audiovisual presentó algunos de los sitios más icónicos de Tokio con atletas japoneses compitiendo, mientras algunos icónicos personajes del mundo del anime y los videojuegos hacían breves cameos (breves intervenciones).

El corto culminó con la aparición del primer ministro para aquel entonces, Shinzo Abe, quien se convirtió en la la figura más importante de la historia de los videojuegos, Mario Bros, y accedió a una tubería verde instalada en medio de Shibuya (la calle más conocida de Tokio) con la que pretendía atravesar el planeta entero.

La presentación se cortó con la aparición del tubo verde del cual salió Shinzo Abe en persona en el Maracaná, dando la ilusión de que viajó desde Shibuya, como lo sugirió el video.

La combinación entre tecnología, creatividad y organización demostró el potencial que tenía Japón para preparar unas olimpíadas inolvidables, pero ese audiovisual fue apenas el inicio de un proyecto que promete muchas sorpresas y sobre todo, impacto.

*Lea también: Servicios de streaming en Venezuela: mirar hacia el futuro con un internet de cavernícola

Las innovaciones de Tokio 2020

Japón es mundialmente conocida por su potencial tecnológico. Algunas de las marcas más importantes relacionadas con el mundo de la tecnología provienen del país de la isla del sol naciente.

Durante décadas sus empresas han conquistado el mercado poniendo sobre el terreno innovaciones tecnológicas en sus respectivos sectores. Canon, Toyota, Sony, Nintendo, Bridgestone, Yamaha, Nikon, entre muchas otras marcas son solo un ejemplo de que los productos japoneses suelen ser un sinónimo de calidad.

Ahora todos esos años de desarrollo tecnológico llegan a su cúspide, con una suerte de presentación de resultados de innovaciones que, hasta hace algunos años, solo se imaginaban como ciencia ficción.

Los seis robots olímpicos

Aunque la robótica no es un sector nuevo y tiene décadas presentando avances significativos, este será el primer evento global en el que se implementará tecnología robótica para simplificar la labor humana.

El comité organizador japonés acudió a uno de sus principales socios, el gigante automotor Toyota, que tiene años adentrándose en la fabricación de robots.

Mediante esta colaboración y la participación de otros asociados, prepararon un grupo de modelos de robots que interactuarán con los visitantes, deportistas los demás miembros de las delegaciones olímpicas. En las dos semanas de eventos deportivos podrá apreciarse el trabajo de los siguientes robots:

T-TR1

Este robot con forma de aspiradora está comprendido por una base con ruedas para su desplazamiento y una pantalla vertical de aproximadamente metro y medio. Tiene la función de reproducir en tiempo real la imagen de una persona que no esté presente en el lugar.

Es decir, una autoridad del Comité Olímpico Internacional podría conectarse de forma remota a través de este dispositivo. El robot proyectará su imagen a la vez que le mostrará a la persona conectada todo el entorno con cámaras de 360º, mientras el artefacto se desplaza por las instalaciones.

 

T-HR3

Este modelo tiene una función similar al anterior. Se creó para la telepresencia. Sin embargo, este tiene un aspecto humanoide y está diseñado para tener conexión con un dispositivo de realidad virtual operado por el usuario de forma remota.

Es decir, una persona se conectará a un dispositivo de realidad virtual con sus gafas y asiento especiales para operar al robot T-HR3.

Como si se tratara de un videojuego de realidad virtual, el usuario caminará y se moverá en su consola y el robot replicará sus movimientos en otro lugar.

En lugar de una pantalla vertical incorporada, tan solo posee una cámara en su rostro que transmite imágenes al usuario.

Human Support Robot (HSR)

El HSR probablemente será el modelo que más interactúe con el público durante el evento. Se trata de un ayudante diseñado para guiar a la audiencia a sus asientos en los eventos deportivos y sostener sus objetos personales, como bolsos o maletas.

Posee una garra desplegable para sujetar los objetos. También está equipado con cámaras y sensores para determinar por dónde desplazarse.

Delivery Support Robot (DSR)

Delivery Support Robot (DSR)

El DSR tiene un funcionamiento muy similar al anterior, aunque este se enfoca específicamente en la distribución de alimentos y bebidas.

En síntesis, cumple con el servicio de delivery para las personas que ordenen algún producto. Los clientes pueden ordenar mediante una tablet habilitada para el uso público en las instalaciones y los robots se encargarán de trasladar la comida y bebida correspondiente hasta el asiento del usuario.

 

 

Delivery Support Robot (DSR)

Delivery Support Robot (DSR)

Field Support Robot (FSR)

Este modelo es el que menos interacción tendrá con el público. Es un pequeño robot con apariencia de minivan que cumple con la función de recoger y trasladar los instrumentos de los deportistas.

Por ejemplo, recoge las pelotas, jabalinas o discos arrojados por los atletas en las respectivas disciplinas deportivas.

Field Support Robot (FSR)

Field Support Robot (FSR)

El exoesqueleto de Atoun

El comité olímpico también presentó un exoesqueleto desarrollado por la empresa japonesa Atoun. Esta estructura se equipa en la espalda, cintura y brazos del usuario y le ofrece un soporte que le ayudará a cargar objetos pesados.

Este robot equipable ayudará a los colaboradores de los atletas a cargar objetos pesados, como los discos utilizados para la halterofilia, que pueden pesar decenas de kilogramos por unidad.

El exoesqueleto de Atoun

Miraitowa y Someity

Finalmente, figuran también las mascotas de estos juegos olímpicos. A diferencia de otras citas olímpicas, en esta ocasión no hay disfraces ni humanos, sino robots.

Miraitowa es la mascota de los juegos olímpicos y Someity de los juegos paralímpicos. Son robots programados con inteligencia artificial y expresividad facial para interactuar con el público.

Habrá diversos ejemplares en zonas abiertas al público y los robots permitirán a los visitantes, especialmente a niños, tomarse fotos con ellos.

Miraitowa y Someity

Vehículos Autónomos

Hasta hace años habría figurado perfectamente en una película futurista, pero en la actualidad es una realidad. Los vehículos autónomos son aquellos que se mueven sin intervención humana. No hay un chofer presencial ni en remoto manipulándolos.

Esta tecnología tiene años en desarrollo y es común en instalaciones como las de Google, donde el modelo Waymo traslada a personas en el campus de la empresa. En el caso de Tokio 2020 no son Waymo ni tienen conexión con Google. Se denominan e-Palette y fueron desarrollados por Toyota.

Estos vehículos tienen una tecnología que les permite percibir su entorno, mediante radares, un sistema de posicionamiento global y visión computarizada. Esto les permite evadir obstáculos y conducir por el carril correspondiente de la vía. Además son completamente eléctricos, por lo que no utilizan gasolina y no emiten dióxido de carbono.

Fue asignada una flota de 20 vehículos para los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Estos vehículos alcanzan una velocidad máxima de 19 km/h, suficiente para trasladarse por las instalaciones de la Villa Olímpica y los principales lugares en los que se celebrarán los eventos deportivos.

Cada unidad tiene capacidad para cuatro pasajeros en sillas de ruedas y otros tantos a pie, pues su principal función será trasladar a atletas paralímpicos y solucionar problemas de accesibilidad en la Villa Olímpica.

Sistema de Reconocimiento Facial

Otra tecnología que venía en desarrollo, pero que mostrará su más alto nivel de refinación es el reconocimiento facial mediante lectores biométricos.

Por una parte, los atletas, miembros del personal técnico y otras personas que deban acceder permanentemente a las sedes olímpicas deberán someterse a un escáner diseñado para reconocer inmediatamente a la persona.

El sistema creado por NEC posee un sensor que detecta el carnet del personal y una cámara superior que registra su rostro. Compara la imagen del carnet con la de su portador y sus registros en la base de datos y deja acceder a la persona.

Por otra parte, las cámaras del recinto también poseen sensores biométricos. Se instalaron con la finalidad de ubicar rápidamente a sospechosos de portar covid-19.

Por ejemplo, si se confirma que una persona externa a la villa olímpica dio positivo por covid-19, pero tuvo contacto con algún atleta, las cámaras se activan para ubicarlo rápidamente para que las autoridades apliquen los protocolos correspondientes.

Traducción en tiempo real

Los Juegos Olímpicos congregan a más de 10.000 atletas junto a sus delegaciones, provenientes de más de 200 países y deben interactuar a pesar de las decenas de idiomas distintos que utilizan. Además, visitantes de todas partes del mundo acudirán al evento incluso a pesar de las precauciones implícitas existentes por la pandemia.

Este contexto ha generado durante años una barrera comunicacional motivada por la variedad de idiomas, pero ese podría no ser un problema de ahora en adelante.

Japón multiplicó esfuerzos para desarrollar sistemas de traducción instantánea que pueden ser instalados en smartphones u otros dispositivos. Esta tecnología permite traducir en tiempo real lo que dice una persona al idioma seleccionado en el dispositivo.

Traducción en tiempo real

Traducción en tiempo real

Transmisión inmersiva

Uno de los puntos más importantes en cuanto a avances tecnológicos para eventos deportivos es el cambio que implicará en la manera de transmitirlos.

Japón prepara una cobertura nunca antes vista con tecnología de punta que podrán disfrutar las audiencias desde sus casas, gracias a una asociación firmada entre Intel y Alibaba en 2018.

El primer gran acierto en la transmisión surge mediante la realidad aumentada. El espectador podrá ver desde su pantalla datos y gráficas elaboradas en tiempo real que variará según lo que hagan los deportistas.

Cuatro cámaras con resolución 8K grabarán los cuatro flancos posibles de las principales competencias, recopilando datos que serán procesados por Intel y enviados a la nube de Alibaba para su posterior distribución a las empresas de transmisión televisiva.

Por otra parte, la realidad virtual también será una posibilidad para algunos eventos. Las cámaras de alta definición registrarán todo el escenario, ofreciendo una perspectiva tridimensional que se podrá aprovechar haciendo uso de gafas de realidad virtual.

Esta tecnología permitirá apreciar competencias específicas prácticamente en primera persona, como si el espectador fuese un protagonista más de los hechos.

Según el director ejecutivo de los servicios de transmisión olímpicos de Intel, Yiannis Exarchos, la realidad virtual se aplicará en eventos como la apertura y cierre de los juegos olímpicos, la gimnasia, el boxeo o el voleibol de playa.

Ejemplo de la tecnología de realidad aumentada desarrollada por Intel, con potencial para elaborar representaciones visuales que acompañen la acción deportiva

Consolidación del 5G y la nube

El 5G es una tecnología ya desarrollada y aplicada sutilmente en algunos países. No obstante, las Tokio 2020 será el primer escenario en el que se probará todo su potencial y uso práctico.

La red 5G será la tecnología que permitirá que todos los dispositivos inteligentes se conecten e interactúen entre sí.

Robots, vehículos autónomos, servicios de traducción, envío de datos a alta velocidad para las transmisiones, todo depende de la conexión 5G, capaz de alcanzar una velocidad de transmisión de datos de 10 gigabits por segundo (Gbps), unas 10.000 veces más rápido que el 4G.

Por otra parte, la tecnología de la nube, es decir, el almacenamiento digital de contenidos en la internet, será puesta a prueba, especialmente en lo que respecta a las transmisiones de contenido.

Más impacto en Tokio 2020

Estas son solo algunas de las innovaciones en las que el comité organizador ha venido trabajando de manera abierta durante los últimos siete años.

Pese a que han sido claros con el uso y la aplicación que le darán a diversas tecnologías, también guardarán sorpresas que demostrarán todo el potencial y la capacidad que tienen sus innovaciones.

Así como hicieron con su video de presentación en la clausura de los Juegos Olímpicos Rio 2016, es probable que vuelvan a la carga con más maneras interactivas y creativas de presentar sus avances tecnológicos.

De hecho, en la apertura se prevé un espectáculo en el que pondrán en acción un robot de unos 20 metros de longitud y unas 25 toneladas de peso.

Se trata de la réplica a tamaño real de uno de los íconos más importantes de la cultura japonesa: Gundam. Ya en 2020 se hizo viral un video en el que probaban movimientos básicos con el enorme ‘mecha’, pero el verdadero espectáculo e hito tecnológico se evidenciará cuando se mueva con autonomía en los juegos olímpicos.

En cuanto a las demás posibles sorpresas que el comité organizador japonés tenga preparadas, habrá que esperar para conocerlas. Lo que queda claro es que, por muchos motivos, los Juegos Olímpicos Tokio 2020 serán históricos y memorables.

 

Ángel Elías Sánchez Torres
Ángel Elías
¡Periodista comprometido con la verdad, aún cuando sea relativa!

Deja un comentario